Subieron las temperaturas y mi perro no come ¿QUÉ HAGO?

¿Por qué come menos mi perro en verano?

Una pregunta muy habitual con el cambio de estación primavera verano y las temperaturas es: ¿qué le pasa a mi perro? ¿Por qué come menos mi mascota? ¿ se aburrió de su alimento?.

Efectivamente, esa es la sensación que todos hemos tenido. Pero conviene quizás echar por tierra algunos mitos y aprovechar la ocasión para poner en forma al animal. Vayamos por partes:

¿Por qué comen menos en primavera - verano?

Los principales motivos por los que el perro, reduce el volumen habitual de sus ingestas, en realidad se limitan al efecto del calor en sus rutinas. Y es que al igual que nosotros , a más calor, menos ganas de moverse: durante gran parte del día, lejos de corretear detrás de pájaros, palos o pelotas, nuestra mascota prefiere tumbarse en algún sitio a la sombra o fresco. De hecho, durante los periodos de mayores temperaturas sus organismos requieren de un menor aporte calórico para mantener su temperatura corporal. Según los estudios, la cantidad necesaria en invierno es un 30% superior a la que requieren en periodos cálidos.

Por ello, es frecuente ver que el platos de comida que normalmente devora durante el resto del año, en verano lo deja a medias.

¿Necesitan comer menos?

En realidad NO. Un perro puede (y de hecho, debería) seguir consumiendo más o menos su ración diaria. El problema somos nosotros, que en verano cambiamos nuestras rutinas alimenticias porque nos apetecen comidas más frescas, y sin embargo pretendemos que nuestra mascota mantenga sus hábitos inalterados sin caer en la cuenta de que a las tres de la tarde, y con temperaturas sobre los 27 grados, quizá comparta las mismas pocas ganas que nosotros de comer su alimento. El truco, por tanto, reside no en cambiar su comida, sino el horario en que se la sirvamos. Buscar las horas más frescas del día para su alimentación puede significar una mayor predisposición por parte del perro a comérselo todo.

Sea como sea, es importante que nuestras mascotas dispongan siempre, especialmente en verano, de agua fresca para no sufrir deshidratación. Sobre todo en el caso de cachorros, perros activo o ancianos. En Nubapet´s contamos con un bebederos para cada tipo de mascota.

Consejo: ¿y aprovechar para perder peso?

La clave de todo ello es la menor necesidad de calorías, lo que abre la puerta a que nos planteemos poner en forma a nuestra mascota, en el caso de que necesite perder unos quilitos. Por supuesto, toca ser supervisado por su veterinario y con su ayuda, podemos optar por los días de verano para cambiar (o combinar) su rutina alimenticia y apostar por un alimento más light..

Cómo solucionar el problema

Para que tu perro coma en verano, hay varios trucos sencillos que podrás tener en cuenta en casa:

Que nunca le falte el agua. El alimento es una comida muy seca y poco apetecible en días de calor. Si has optado por no cambiar el alimento que tu perro consume, lo cual es la opción más saludable, no debes olvidar dejar siempre agua fresca para que beba siempre que quiera. Vigila varias veces al día que no se le haya acabado y rellena y limpia tantas veces como veas oportuno. Incluso a veces puedes introducir cubos de hielo para refrescar más el agua y a algunas mascotas hasta le gusta jugar con ellos.

Mezclar con alimento húmedo. El alimento húmedo no es más que esas latitas o sachet que vuelven loco a tu animal y que están preparadas especialmente para él. Este será un alimento mucho más apetecible en verano para tu mascota, aunque podría ser un arma de doble filo, ya que engorda bastante y tiene una muy fácil digestión, lo que podría ocasionar heces demasiado blandas. Para solucionar esto, podrías alternarlo con su alimento normal o mezclarlo para hacerlo mas apetecible.

Más consejos veraniegos útiles

Cambiar los horarios. Como dijimos antes, cambiar los horarios de las comidas es una opción genial. Elige horarios más frescos como el amanecer y el anochecer. ¡Funciona!

No olvides los helados. Puedes hacerlos tú mismo con agua, o hacer congelados con el alimento humedo. Lo mezclas y pones en el congelador. También podrías hacer polos de hielo con caldos de pollo sin sal. Es una buena forma de comer y refrescarse a la vez.

No te preocupes si has notado que tu perro ha reducido su apetito en el verano. Si sigues estos trucos fáciles, podrás solucionar el problema. Estar pendientes de nuestras y ayudarlos a que sigan una buena rutina de alimentación sin importar en el mes del año que estemos es vital para mantener su salud a raya y mejorar la convivencia.

Espero que este artículo haya servido para solucionar tus dudas….opciones hay, ahora a buscar la que más te acomode.